Ensayo sobre mi familia

Ejemplo de ensayo sobre mi familia. Este es un ensayo autobiográfico en donde el autor habla sus padres y la influencia que tuvieron en su desarrollo personal.

Ensayo sobre mi familia

Título del ensayo: Mis padres y su influencia en mi visión del mundo

Tipo de ensayo: Ensayo argumentativo

Largo: 463 palabras  Tema: Mi familia

Algunas personas crecen con padres amorosos que las quieren incondicionalmente. Otras deben sufrir de maltratos, que nacen del abuso de sustancias tóxicas o son motivados por la frustración y el descontrol. En mi caso creo que me encuentro en el medio. Pude experimentar ambas realidades durante mi infancia y adolescencia, algo que terminó por definir mi propia personalidad, influenciando la forma en que percibo las relaciones interpersonales y el mundo en general.

Comenzaré por hablar de mi madre, a quién le debo la vida en tantos aspectos que me faltarían palabras. Su nombre es Claudia y nació lejos de la ciudad, hija de una señora con serios problemas de personalidad. Esto me quedó en claro durante sus últimos años de vida, cuando al conversar con ella me confesó las perturbadoras intenciones que tuvo cuando supo que mi madre, con tan solo once años de edad, decidió dejar la casa para no seguir soportando agresiones físicas y verbales.

A pesar de estas circunstancias, mi madre logró salir adelante y convertirse en una mujer exitosa. Viajó por diferentes países con un libro siempre en las manos, pues su gusto por la literatura fue de cierto modo su salvación. Esto se debe a que de niña acostumbraba leer mucho, imaginando que estaba en esos mundos fantásticos que aparecían en sus cuentos y novelas, algo que la ayudaba a olvidarse de sus problemas en la vida real. Yo heredé esta misma pasión por los libros, y razones similares fueron el detonante.

Mi padre, por otro lado, también creció en un hogar humilde. Era el mayor de nueve hermanos, y desde temprana edad asumió la responsabilidad de todos. Su casa se encontraba en un lugar bastante peligroso, por lo que tuvo que aprender a defenderse y desarrolló una personalidad fría y calculadora. El hombre que lo crió acostumbraba pegarle y tratarlo de una manera despectiva, un comportamiento que luego él mismo adoptó.

Cuando ambos se conocieron, mi padre mostró una forma de ser totalmente distinta, como si se tratase de otra persona. De este modo logró enamorar a mi madre, que estando embarazada no tuvo más opción que quedarse a su lado. Esta situación se prolongó por dieciséis largos años, hasta que ella decidió abandonarlo, pues quería recuperar la autoestima y confianza que sacrificó por mi bienestar.

Con el pasar de los años me hice más comprensivo. Ahora entiendo las dificultades que mis padres debieron superar, pero nada de eso ha cambiado la influencia que tuvieron en mi desarrollo personal. Tengo muchos problemas para relacionarme con otras personas, y soy sumamente desconfiado. He pasado por varios episodios de depresión, y aunque en su debido momento me afectaron mucho, hoy en día los veo como experiencias que me han ayudado a ver el mundo de una manera más objetiva.

Deja un comentario